Anuncios

Stgo Rock City

Stgo Rock City Radios Online Chile, Escuchar en vivo online, La calidad y la emisión continua.

Información De Contacto… Sus comentarios son aceptados.

“que da rienda suelta a las miserias del alma y causa una sensación de nausea, “como si fuera una indigestión”. Un tanto exagerado. El final me pareció conmovedor. No hay que dejar las cosas a media. Siempre a toda marcha. Veber. Willy. Schwob. Adórnalo y entrégalo a El Eco para las seis. Así se hará. La fábrica está que arde y nosotros también. Se me ocurrió una idea estupenda. Podría serlo. ¿De qué se trata? Comenzaré una novela. ¿Novela? Sí, de Willy ya tenemos cuentos y reseñas musicales. Sacaremos su primera novela. Tendrá un nivel literario para los cultos y suficiente indecencia para la ralea. O viceversa. ¿Y quién escribirá esta novela? Tú. ¿También escribes para él? ¿Ya te convirtió en uno de sus fantasmas? Cartas nada más. Eres quisquillosa, exigente. Le corrijo mucho, querrás decir. Bueno, sí. Willy lo transcribe para que se vea su letra. La letra de monsieur Willy no tiene igual. La conocemos, Monna. Sus admiradores la llevan en hombros. Tiene años. Es preciosa y peligrosa. Es una criatura de la calle que devora a los hombres y que nunca lleva corset. Luego tenemos a nuestro héroe: Renaud, un escritor, un genio que se ve cautivado por ella y se convierte en víctima de su seducción. Luego de cinco días del más puro éxtasis carnal, él se encuentra atrapado en sus redes. Ella intuye sus deseos más bajos. Uno se pregunta: ¿podrá zafarse? ¿Conseguirá volver con sus amigos honrados y retomar su carrera? ¿O quedará atrapado entre esas garras mezquinas, para dejar atrás su carrera de escritor y hundirse en aquel cenagal sexual? Es brillante. Lo será. Dime: ¿cuánto tiempo te tomará? Dos, tres meses. No. Semanas, Veber. Semanas. Dedícale cuatro horas diarias. Está bien. Adiós, Gabrielle. Si me bloqueo, te llamaré. Sí, pero escribe, y rápido. Busquemos que llegue el dinero. Sí. ¡Señor! ¡Cuánto caos! Trabajar en estas condiciones. ¡Es un caos total! Te casaste con un empresario literario. Es un desastre fenomenal. Y tú te casaste con una campesina sin un centavo. Estamos condenados. ¡Perfecto! ¿Qué tal: “El contrato que me llegó es claro y justo “a no ser por un pequeño detalle: la remuneración”? Acarícialos antes de pegarles. Así es más impactante. ¡Willy! La intimidad en todo su salvaje abandono, querida mía. Tengo una reunión. Veámonos en La Mascotte a las nueve. No, mejor a las diez. Gracias, madame D’Arsay. No, es mentira. ¿.? Más . Son , Lotte, por el mes. ¿Quieres que parezca pobre? Con ese dinero puedo acostarme cinco veces al día con una prostituta. Cielo. ¿Viniste por mí? No es mujer de la mala vida. Hasta hicieron una obra sobre ella. Una obra pésima, pero igual. ¿Quién rayos escribió esa carta? Da igual quién la escribió. Gabrielle, ella no se te compara. Te lo juro. No me acostaré más con ella, pero debes entender que así somos los hombres: un débil sin la fortaleza femenina. Nos gobiernan nuestros impulsos y en la urbe se acepta. ¡Tonterías! Me niego a aceptarlo. Me has mentido todo este tiempo. Te espero todo el día y no te pido nada porque dices que no hay dinero. Es la verdad. No hay dinero. ¡Porque lo gastas todo en ella! Eso no es así. Y luego, cuando llegas a la cama y cuando te toco y te beso, me dices que estás cansado. No. Te desatendí. Perdóname. Voy a cambiar. ¡No te atrevas a tocarme! Gabrielle. Renuncié a mi herencia por ti, ¡a mi mismísima libertad! ¡Vete al diablo! ¡Ay, no! Hormigas. Debe haber ligamaza por aquí. Está pegajoso. Seguramente le cayó la plaga y la dejó sin miel. Necesitamos mariquitas. O una araña. Hay una bien grande colgando del techo de mi cuarto. La voy a atrapar y la pondré a trabajar aquí. ¿Nunca sentiste que representabas a un personaje? ¿En qué sentido? El personaje de esposa o el de madre. Como si estuvieras cumpliendo y ya. A veces, el personaje de esposa, pero nunca el de madre. ¿Te trata bien, Gabri? ¿Qué pasa, mi amor? Es que nada es como me lo imaginé. Ven acá. Mi gatita. Nadie puede robarte tu forma de ser. Nadie. Eres demasiado fuerte. Siempre lo has sido. No confíes en nadie más que en ti. Lo sé. ¿Qué hizo para disgustarte? Nada. Es que todo es nuevo. Eso es todo. Debo acostumbrarme al matrimonio. Mejor que el matrimonio se acostumbre a ti. ¿Estás contenta aquí? Sí. Desde aquí, la ciudad me parece peor. ¿No me extrañaste nada? La verdad es que no. Pues la vida sin ti es horrible. No es vida. Me siento como si fuera otro. Me parece que nada tiene sentido. Ya ni escribir puedo. Para mí, vales más que todas las mujeres de París juntas. ¿Las has probado a todas? No te burles. Tú gustosamente te burlas de los demás. Es verdad, pero es pura apariencia. Las palabras son unas pérfidas bribonas, pero al buscar el origen de las mías, verás que salen de mi triste corazón. Yo diría que ese no es su órgano originario. Te conozco como la primera línea del examen de vista. Qué genialidad. ¿Lo inventaste tú? Dime qué es lo que quieres. Haré lo que sea. Te conozco, Willy. Quizá siempre te conocí. No quiero que me mientas. No volveré a hacerlo. Te lo prometo. Quiero formar parte de todo. No quiero ser la mujer que se queda en casa. He de saber cuanto ocurra. Así será. Serás parte de todo.