Anuncios

Radio Zona Activa

Radio Zona Activa Radios Online Chile, Escuchar en vivo online, La calidad y la emisión continua.

Información De Contacto… Sus comentarios son aceptados.
WhatsApp: +19787076258

te quiero! ¿Has visto eso? Qué historia Locos de verdad. Menudo melodrama. Y que lo digas. No tiene gracia esta historia. ¿Qué os pasa? ¿Qué caras tenéis? ¿Pasa algo malo? ¿Os doy un caramelo? Están buenos. Yo ya no tomo, me han destrozado los piños. Aún sin dientes seguirá siendo un seductor. ¿Queréis que os cuente la historia del conejillo? Vamos allá. Una mañana papá y mamá conejo le dicen a la conejilla: “¿Por qué no te das una vuelta por el prado? Hoy hace bueno.” Así que se va. “Oh, ¡qué col!” “Oh, ¡qué zanahoria!” Y así, paseando, cae la noche. Se equivoca de camino. “¿Qué puedo hacer?” “Oh, conejito ¿podrías indicarme el camino?” Oh, dice: “Yo te conozco. Pero tienes que hacer ta-ga-da conmigo.” “¡Jo!” “Bueno, eres tan amable que no puedo negarme.” Así que glop, glap, ta-ga-da. Le muestra el camino y allá va ella. “¡Oh, qué col!” “¡Oh, qué nabo!” Sigue así, y se vuelve a equivocar de camino. “¿Qué puedo hacer?” “Oh, conejito, ¿me puedes indicar el camino?” Oh, dice, “te conozco, eres mi vecina.” “Pero tienes que hacer ta-ga-da conmigo.” “¡Jo! ¡Otra vez!” “Pero bueno, eres tan amable” Ta-ga-da. Le muestra el camino y allí va. “¡Oh! ¡Qué nabo!” “¡Oh! ¡Qué zanahoria” Se vuelve a equivocar -¿Y sabéis lo que hace? No Pues haced ta-ga-da conmigo y os lo diré ¡Oh! ¡Hasta los conejos! Es linda aún así Bueno, esto no es todo, chicas. Me espera el jefe. Tengo que ir. Hasta luego. Ciao. Hasta mañana. -Hasta mañana chiquillas. Ya va siendo tu hora. Venga, una partida antes de que te vayas. Vale, vamos allá. Adelante. Doble seis. ¿Otra vez? ¿Qué hora es? Las doce en punto, querida.. Me voy, me voy , me voy Oooh, casi lo consigue Tiene que entrenarse un poco más en casa, pero hace progresos. Venga, venga, puede ir. No hay que desanimarle. ¿Qué vas a hacer? No sé. Iré al final de la calle. Dependerá de la luna. Buenas noches. Buenas noches. ¿Tienes la contraseña? Feux, con x. -Buenas noches. Buenas noches. ¿Qué tal estás? Bien. ¿Cómo vas? Qué idea, regalarle flores ¿Sabéis lo que dijo? “Claveles no, querida ¡es tan vulgar!”. Yo me quedé pasmada. ¿Vosotras sabíais que los claveles son vulgares? No puede ser, si a mí me dijese eso No está bien ese tipo. ¿A qué se dedica? No sé, filosofía, o investigación, creo ¡Filosofía! ¿Él? Lo siento por Francia. ¿Tú sabías que los claveles son vulgares? Yo no fui mucho al colegio, así que no tuve tiempo de aprender el lenguaje de las flores. Soy del todo incompetente. Ella sí es lista ¿Qué ha querido decir? Una copa de champán, por favor. Fortuna, fortuna Voy a buscártela. Seguro que no te ha visto. Dios te lo pagará. Sueño con un extraño amor, Que me traiga ternura Sueño con conocer un día el secreto de extrañas caricias. Si encontrase ese amor, me emborracharía con sus promesas. Si se me subiese a la cabeza Sueño con un extraño amor Me sacas de quicio. Hago lo que quiero, donde quiero con quien quiero. Vale, vale Es un dolor esa chica. Déjalo Yo no me fiaría, los tauro son muy celosos. Pues yo prefiero el celoso al infiel, y punto. Y todas las libra que he conocido eran unas veletas. ¿Y los escorpio? En cuestión de fidelidad ¿Hace mucho que estás aquí? No te había visto. Vale, vale. Qué risas esta noche. Rosalyne está borracha perdida. Quiere desnudarse, ya van cinco veces que la obligamos a vestirse. Te aviso, no me voy a quedar. Estoy matada. ¿Te queda mucho? No te puedo decir, un rato Voy a ver. ¿Me esperas? Y ahora veréis a las bailarinas en su nuevo número, “Las Amazonas”. ¿Qué es lo que no va? Siempre lo mismo, ella, Cleopatra. Siempre nos complica la vida. Pero a fuerza de tensar la cuerda esta se rompe. Y un día se romperá, sin duda. Y esos dos pajarillos nunca se ve al uno sin el otro. Son inseparables. No sé por qué, pero no me gustan nada de nada. Y siempre que vienen pasa algún desastre. La última vez fue la sirena que se cayó del techo. ¿Te acuerdas? Casi les da. Pasó a esto de su cabeza. Puede que solo sea una coincidencia, pero ¿Pero qué estás haciendo? Ahuyentar a la mala suerte. Exageras. Para nada. Tenía una tía que sabía mucho de sortilegios, y nunca me han defraudado sus enseñanzas.