Anuncios

Radio Estacion 95

Radio Estacion 95 95.5. FM Radios Online Chile, Escuchar en vivo online, La calidad y la emisión continua.

Información De Contacto… Sus comentarios son aceptados.
Teléfono:41-2155288

Ha surgido un imprevisto. Voy a zarpar ahora mismo. ¿Hacia dónde? ¿Sudamérica? Eso sí que es un imprevisto. Ya sabes que tenemos intereses petrolíferos en Venezuela. Me acaba de llegar un telegrama de papá. La junta directiva ha decidido fusionarse. ¿Fusionarse? ¿Cuánto tiempo estarás fuera? Me temo que bastante. De hecho, no voy a volver. ¿No vas a volver? Bueno, es algo complicado, es lo que llamamos “altas finanzas”. Resulta que el presidente del sindicato petrolífero venezolano. tiene una hija y. Oh. Te refieres a ese tipo de fusión. ¿Y cómo es ella? Según nuestro asesor fiscal, no es nada del otro mundo. Pero así son las cosas del petróleo. Un hombre de mi posición tiene responsabilidades con los accionistas. Toda esa pobre gente que invierte los ahorros de su vida. Claro, ya entiendo. O al menos, eso creo. Sabía que lo harías. Ojalá pudiera hacer algo por ti. Pero si ya lo has hecho. Me has dado un montón de información. Mañana llamaré a mi agente de bolsa. y le diré que compre . acciones de petróleo venezolano. Sabia decisión. Por cierto, ¿has recibido mis flores? Ya sabes, aquellas orquídeas de mi invernadero. La niebla de Long Island se levantó y las mandaron por avión esta mañana. Qué raro. Las he enviado a tu habitación. Deberían haberlas entregado ya. Eh, Dolores, ¿puedes ir a ver si hay flores ahí fuera? Sí, aquí están. Orquídeas blancas. No me habían regalado orquídeas blancas desde que debuté. ¿Qué es esto? ¿Qué es qué? Oh, eso. Es sólo un regalito de despedida. ¡Diamantes de verdad! Deben de valer su peso en oro. ¿Eres siempre tan generoso? No siempre. Quería que supieras lo agradecido que estoy por lo que hiciste por mí. Pero si yo no hice nada. Simplemente. ocurrió. El navegante acaba de entrar. Estamos listos para soltar amarras. Bueno, pues levad anclas y que tengáis bon voyage. Si necesitáis una orquesta para que toque en la boda, acabaremos con esto dentro de un par de semanas. Adiós, querida mía. No sé lo que hará el capitán, pero el navegante se larga de aquí. Sí, desatraquemos. Un momento, mi pulsera. ¿Qué ha pasado con mi pulsera? ¿Cómo que tu pulsera? Es nuestra. ¿Qué ha pasado con nuestra pulsera? Hicimos lo que teníamos que hacer. ¡No será uno de tus viejos trucos! Nada de trucos, ni de espejos, ni de ases en la manga, esta vez es un asunto limpio. ¿Dónde está ese bourbon? ¿Qué te ocurre, Sugar? No sé, de repente me ha entrado sed. ¿De dónde has sacado esa pulsera? ¿Te gusta? Siempre me ha gustado. Junior me la regaló. Se marcha a Sudamérica a casarse con otra chica. Es lo que llamamos “altas finanzas”. Es lo que yo llamo un granuja. Yo que tú me quitaba esa pulsera y se la tiraba a la cara. Es el primer buen tipo que he conocido en la vida. El único que me regaló algo. Lo olvidarás, Sugar. ¿Cómo? Vaya donde vaya, habrá una gasolinera de Shell en cada esquina. Os devolveré esto cuando esté vacío. ¿Estás loco? Este sitio está lleno de mafiosos. Y tú vas por ahí regalando diamantes. ¿Cómo vamos a salir de aquí? ¿De qué vamos a comer? A pie. Si pasamos hambre, la pasamos. Ahí está ese plural otra vez. Por ahí no. No quiero que nos encontremos a “Polainas” y sus matones. ¿Llevas las manos limpias? Por el otro lado. Está bien, abróchame las polainas. Usted sí que es elegante, jefe. Eh, jefe, he estado hablando con los otros delegados. Se dice que el Pequeño Bonaparte está muy dolido. por lo de Charlie “Palillo”. Él y Charlie cantaban en el mismo coro. Para ya o me echaré a llorar. Hasta recogió el último palillo de Charlie del garaje. y le dio un baño de oro. Lo que os decía, chicos. El Pequeño Bonaparte es un blando. Ya no tiene lo que hay que tener. Antes era como una roca. Ya es hora de que se jubile. Apoyo la moción. ¿Cómo vamos a jubilarle? Ya pensaremos en algo para la ocasión. El Pequeño Bonaparte y Charlie “Palillo” volverán a cantar en el mismo coro. Pero esta vez nos aseguraremos de que no hay testigos. ¡Mirad! Las dos chatis del ascensor. ¡Eh, venid aquí! ¿Qué les pasa a esas dos tipas? Quizá esas tipas no sean tipas. Las mismas caras, los mismos instrumentos. Y tu tarjeta de San Valentín.