Anuncios
  • Google+
  • Radio Cooperativa 90.9 FM

    Stream 1 Stream 2

    Radio Cooperativa 90.9 FM Radios Online Chile, Escuchar en vivo online, La calidad y la emisión continua.

    Añadir a su sitio.

    Usted ha sido internado en un asilo psiquiátrico por exhibir, en pleno día, en un jardín público, los órganos genitales a una niña de siete años. Pura lección de anatomía. El padre le había enseñado que el corazón está en el lugar del pene. En mi débil entender, fue pena haberse quedado con la educación sentimental. Escupió en un ojo de un inspector de policía. Aún fue en tiempos de fascismo. Hoy en día ya no gasto saliva. No estoy siendo exhaustivo, señor João de Dios. Estaba, pacientemente, recordándole algunos pormenores de una vida que, desgraciadamente, no deja grandes márgenes para dudas, en lo que se refiere a un comportamiento enfermizo que situamos en el dominio de la psychopatologia criminalis. Basta, una mirada de relance a su configuración craneal, la obvia desproporción con el resto del cuerpo, para comprender que estamos frente a un espécimen cuyos trazos corresponden a la tipología antes mencionada. Me han llegado a decir que mi viso se asemeja a una efigie romana. ¿Qué Roma, señor João de Dios? ¿La Roma virtuosa y patriarcal, o la Roma decadente y libertina? Cuántos Cesares fui Se instaló a lo grande y a la francesa en la Posada de Sta. Isabel y desapareció sin decir nada. Roma no paga a los asesinos de sus generales. ¿Eso significa que se niega a pagar? Fui atraído a una emboscada y apuñalado por la espalda. No pueden ver una camisa lavada en un pobre. Se apropió indebidamente de un título noble La nobleza está en el alma, no en el nacimiento. Los hechos demuestran la saciedad, señor João de Dios, que usó estratagemas varios para conseguir propósitos fraudulentos. No es verdad. Yo fui un millonario. No tengo culpa de haber sido robado. ¿Cómo cree que compré la Quinta del Paraíso? Estamos a par de todos los elementos relativos a ese negocio. La propiedad fue adquirida con pago en el acto, por una cantidad superior a su valor real. Nunca se me dieron bien los negocios. ¿Cree que eso es algún crimen? No creo nada, señor João de Dios. Estoy solamente, escuchándolo Tengo una repugnancia instintiva por las instituciones bancarias. Así siendo, decidí comprar un cofre, de aquellos antiguos con sistema de secreto, y coloqué allí la mayor parte del dinero. Esta mañana, al despertar, me di cuenta que el cofre estaba derribado y que había volado el dinero. El secreto no sirvió de nada. Nunca supe guardar secretos. Pero va a guardar este: ¿sabe que creo píamente en esa historia? ¿No se lo decía yo, inspector Pantaleão? La verdad es como el aceite: Viene siempre a la superficie del agua. Si me permite, voy a regresar a casa, que se hace tarde. Y si no es indiscreción, ¿a dónde piensa que va? Hogar, dulce hogar. En periodo de austeridad, puede ya no dar para extravagancias, pero para un bacalao con todos aún se puede. Déjese estar, señor João de Dios. Usted ya no tiene donde caer muerto. Su Paraíso fue confiscado. ¿En qué titulo? Provisorio y cautelar, pero no se preocupe: Basta que esclarezca un pequeño pormenor. ¿Cuál es? ¿Cómo es que el modesto camarero de una heladería se ve súbitamente en la posesión de una fortuna astronómica?