Anuncios

Radio Agricultura 820 AM

Radio Agricultura 820 AM Radios Online Chile, Escuchar en vivo online, La calidad y la emisión continua.

Añadir a su sitio.

Es evidente que hago mi apuesta. Trío de sotas. Secuencia a la sota. Saque las dos otras cartas. Si dobla la fortuna de unos hace desgracia de otros. Secuencia al rey. De hora en hora Dios mejora. Hay días así. Gloria al vencedor, honor al vencido Suerte en el juego, azar en el amor. Si yo jugara no sería por dinero. Hay los que se juegan judías. Los que juegan por dinero piensan que es lo más importante en la vida. No necesariamente. Solo se puede jugar con lo que se tiene. ¿Sería capaz de apostarme? Si fuera mía, probablemente no. Soy una mujer libre. ¿Y tu. Omar? Con el amor, no se juega. No hay más bella prueba de amor que la dicha por la renuncia. Para una mujer, ser sacada a suerte por un tirar de dados es la ofrenda más preciosa. Raras son las que lo saborean: Jugué y fui jugada, gocé y fui gozada, oh sí, sí, bien jugada y bien gozada. Una leyenda ignorada por Homero menciona el rapto de la bella Helena la misma que, más tarde, provocó la guerra de Troya llevada por Teseu y su amigo Pirítoo cuando, aún virgen, ofrecía un sacrificio a Ártemis en el templo de Lacedemónia. Antes de partir para los Infiernos afín de raptar Perséfone, Teseu y Pirítoo se la jugaron. ¿Y cual de los dos héroes ganó la bella Helena? ¡Teseu, claro! Que haya obtenido las primicias del himeneo de la bella núbil debe haberlo favorecido en el futuro combate con el Minotauro. Yo también quiero ser jugada a suertes. Todo lo que poseo no vale uno de vuestros cabellos. Todo lo que yo poseo ya es tuyo. ¡Parad! ¡Parad! Príncipes demasiado generosos, ¿Para qué lado me sacáis los dos? Sin piedad para el vencido. Pobre vencido. ¿A que hora? A las cinco de la tarde. A las cinco en punto de la tarde. ¡Ay, qué terribles cinco de la tarde! ¿De acuerdo? De acuerdo. Una tirada de dados nunca abolirá al azar. Las palomitas de Catrina Fueron de mano en mano. Fueran a la Quinta Princesa, ¿qué hace ahí? Mis primeros pasos en la investigación arqueológica. ¿Titubeantes? La Princesa es prodigiosamente dotada No tengo ninguna duda. Basta tener ojos ¿Qué es eso a tus pies? Parece una esclava. ¿Esto? Es un hueso de pollo. De ese modo, no llegaremos nunca a ningún sitio. Vengo a dar una ayuda. Omar reposa. ¿No deberla hacer lo mismo, antes de la partida decisiva? No consigo concentrarme. Soy toda oídos Dentro de media hora al pié de Europa raptada. Ultra secreto. Muero de impaciencia. Ya estoy allí Si es a la bruta puede dañar irremediablemente algo precioso. Asumo la entera responsabilidad. Me importa un carajo romper cántaro, más cántaro menos. Si el tesoro es precioso, ¡pueden llover palas y picazas! ¡Llamad a los bomberos! ¡Elena! ¡Cu-cu! Antes de que los dados decidan vuestra suerte, quería expresaros, Princesa, mi profunda gratitud por haberme concedido este encuentro. Es con el mayor placer que os escucho Durante algunos instantes, tuve miedo, dada su naturaleza confidencial, que suscitase de vuestra parte una natural reticencia. Ni por sombras, caro Barón. Soy una mujer sencilla y adoro los secretos. ¿Y podréis vos, Elena, perdonar a un pobre mortal la humana debilidad, fruto del desespero, de querer hacer trampa con el destino?



Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *