Anuncios
  • Google+
  • Positiva FM Valdivia

    Stream 1 Stream 2

    Positiva FM Valdivia Radios Online Chile, Escuchar en vivo online, La calidad y la emisión continua.

    Añadir a su sitio.

    Haga como si estuviera en su casa, caro Barón. Ten pié, Vasconcelos. ¿Quiere que traiga otra botella? No te molestes. Ya entendí que tu decantación será siempre sui generis. Disculpe estas instrucciones para el uso de los criados. Como puedo comprenderle, caro Barón. Este dulce es delicioso. Pastelería conventual. En eso interesándoos, nuestra cocinera os dará la receta. La cocina no es mi fortaleza. Ay, princesa, ella es, al contrario, mi debilidad. Todavía, como su plato no fue servido, seriamos tentados a creer que no es goloso. Antes del póker soy un verdadero anacoreta. Acabé. Pasemos al café. ¿Es verdad que el ajo es propicio a la castidad? Sólo un vampiro podría responderos con exactitud, Princesa. ¿Y aún se encuentran vampiros? Nunca en una noche como esta, mi querida. Nunca sirvas a quien sirvió. Puedes irte. ¿Un digestivo? Solo en la cama, antes de dormir. ¿Y vos? De buen grado. El tabaco es mi único estimulante. ¿Terminareis a que hora? ¿Marcamos una hora límite? Al romper el día, cuando el gallo cante. ¿De acuerdo? Me encantaría asistir a la última partida. En ese caso, será la belleza de la Princesa que anunciará la aurora. Dispensaremos el canto del gallo. ¿Y si no me despertara? Esperaremos por vos, ¿no es verdad? Ahora es mejor que te acuestes para estar fresca como una rosa. Os dejo mi rosa. Da quien saque el primer rey. Mil. Cubro. Lo dejo en cinco mil. Cubro. Mas veinte mil. Paso. El primer maíz es de los gorriones. Mil. Cubro. Más tres mil. Más diez mil. Más diez mil. Esos diez mil, más doscientos mil. Cubro. Caballo. ¿Dormiste bien, mi querida? Dormí maravillosamente. Allí, solo hay orden y belleza lujo, calma y voluptuosidad. La última partida? ¿Acepta un aumento de la apuesta? ¿Qué propone? Mi fortuna es mil veces mayor de lo que está en juego. Mas o menos. ¡Pero es una suma fabulosa! Mi liquidez no será suficiente. Si pierdo lo que está en la mesa, ya provocará unos pequeños avales en los medios financieros y, ¿quién sabe? Una caída en el precio del barril de petróleo No comprendo nada. Las finanzas quedan desvariadas por una pequeñez. Omar es un ser muy sensible. Lloriquea por un arañazo. Sé bella y cállate. La propuesta del Barón es muy aliciente, pero pide ponderación. Hará estropicios. ¿Y piensas que no soporto el dolor? Me huele a carne humana. Es un odor acre. No sé si me gusta. Fue un acto impensado. Le presento mis disculpas. ¿Qué diría de mis pozos de petróleo? No digo nada. No quiero detrás a los americanos. ¿Y mis palacios? Uno de ellos, verdadera joya de arquitectura islámica, posee un harén con cien concubinas bellísimas. Escogidas a dedo. ¿Y quien alimentará todas esas pequeñas boquitas? No hay casa como la nuestra, diga lo que diga. Dé las cartas, Omar, y dejemos que las cosas queden tal y como están. Cien mil. Quinientos mil. Cubro. Dos millones. Queda en seis millones. Doce millones. Veinte millones. Mi apuesta. Tiene un caballero y un diez. Es el mejor juego. No estoy aquí para engañar a nadie. Soy un clásico. Si con su trío sale un fullen o, ¿por qué no? Un póker, gana. De otro modo, pierde.