Anuncios

Estilo FM Copiapó 104.7

Estilo FM Copiapó 104.7 Radios Online Chile, Escuchar en vivo online, La calidad y la emisión continua.

Añadir a su sitio.

En nombre del Padre, del Hijo Y del Espíritu Santo. ¿Y tu madre? Mi madre murió hace casi tres meses. Somos de Piódão. ¿Lo conoce? De pasada. No teníamos a nadie más. Mi padre vive en Francia, pero nunca quiso saber de nosotros. No hay tierra como la nuestra. Cuando llegué a la estación de Austerlitz no sabia nada de Francés. Quería ir directa al servicio de accueil de refugiados en Saint-Joseph de las Naciones, pero nadie se importaba. Encogían los hombros y gruñían, gruñían Refunfuñan mucho esos parisinos, parecen cucarachas tontas. Por fin, fui allí al onziéme arrondisamiento, comí una sopa y un cacho de pan y, al fin de tres días, encontré el paradero de mi padre. ¿Qué hace tu padre? Trabajaba en la Renault. Ahora solo bebe. Está en el chômage. Vive con otra mujer con la que tiene tres hijos más, pero también es una desgraciada. Solo llora. Dormíamos todos en montones Tenia que hacerme la ciega. ¿De cieguita? ¿Sabe? Cuando me hacía la ciega dejaba realmente de ver. Me daban dolores horribles en los ojos hasta saltarme las lágrimas. Era de mirar fijamente. Mira para que lo vea. ¿No te da vergüenza? Sí pero ¿qué puedo hacer? Mi padre me obligaba. A eso, y a peor. ¿A peor? ¿Cómo? ¿Tengo que decirlo? Ya tengo edad para escuchar ciertas cosas A ir con hombres. Si me negaba, me molía a ostias. La moral de los ciegos es diferente que la nuestra. Usted es un santo, pero ya le he dado muchas molestias. Pobre, hasta se podía haber muerto congelado por mi culpa. Congelado no diré, pero a mitad de la digestión de una lata de sardinas podía darme una congestión. Nos iríamos los dos. Encima, no hago falta a nadie. Ya no estás sola en el mundo. Me voy a ausentar por unos días. Es más fácil que un camello pase por el agujero de una aguja, que un rico entre en el Reino de los cielos. Soy un hombre rico, esto es privado del privado asiento etéreo, Voy por aquí abajo rehaciendo mi vidita. Tengo unos quehaceres. Usted es mi luz. Soy débil candela. Dios no duerme. Pero yo si. Estabas, linda Inés, Puesta en sosiego, De tus años cogiendo dulce fruto, En aquella equivocación del alma, Jubilosa y ciega, Que la fortuna no deja durar mucho, En los nostálgicos campos de Mondego. De tus hermosos ojos nunca secados, A los montes y las hierbecillas Enseñando. El nombre que en el pecho Escrito tenías. Mariano, resérvame un billete de avión a Pequín a nombre de Inés Pim. Alice ¿Qué escribo en la tarta? No sé. Me marcho. Buenos días, señor Barón. ¿Durmió bien? Como un ángel. ¿Y sus riñones como van, Bardamu? Un poco mejor, señor Barón. ¿Será debido al agua? En la estada en Venecia, el Señor de Montaigne también pasó por semejantes tormentos. Son los años que nos roen por dentro Su tarta tiene un aire apetitoso. Sí, pero no sé que puedo escribir en ella. ¿Para inscribir que cosa? Oh, cualquier cosa gentil, una palabrita de amor. Es para la Princesa Elena Gombrowicz. Es increíblemente bella. Un verdadero poema. ¿Es quien esa Princesa? La bien amada del Principe Ornar Raschid. No conozco. Un hombre encantador. La prueba viva que, cuando se es alguien de bien, el petróleo no se os sube a la cabeza.



Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *