Anuncios

Radio Exclusiva 100.5 FM

Radio Exclusiva 100.5 FM Radios Online Chile, Escuchar en vivo online, La calidad y la emisión continua.

Pues este nuevo caso, será como una tragedia de Racine en horas. Crimen cometido por la noche, asesino identificado al amanecer, y capturado esta noche como muy tarde. Es un tal Julien Tavernier. Ex oficial, paracaidista. Tenemos su coche, su revólver, su impermeable. Los testigos le reconocieron. A él y a la chica. Los móviles pueden ser muchos. Tavernier bebía, era pendenciero, tuvo ya muchas riñas. Pero esto no lo explica todo. Los alemanes dormían junto a Tavernier. Eso facilita muchas cosas. Y la señora Bencker era joven, muy joven, y bella, bellísima. ¿Podríamos ver el cuerpo? ¡Estaría fuera de lugar! Se sabrá todo cuando el criminal confiese. La intervención de la Justicia será rapidísima. Llegué personalmente y pude comprobar… Chérier, ¿ya ha llegado? Señores, es todo por hoy. El asesino, recién hecho. Trastornan todo por un crimen. Creen que todo les está permitido. Es por aquí. ¡El capitán Tavernier asesino! Ya no saben qué buscar. Déjalo ya. Esperen. Voy a dar la luz. Policía o no, el Sr. Carala no quiere que se metan en lo suyo. Venir así, un domingo… Se lo ha llevado la poli. ¡Qué desgracia! ¡Qué desgracia! ¿Dónde ha ido ese? Qué raro, no cierra nunca. ¡Vaya! ¡Vaya! Pero entonces… Vaya. ¡Policía! ¡Policía! No han venido en vano. Hay un muerto. El jefe. ¿Quién? El Sr. Carala. Parece que se suicidó. ¿La señora Carala, por favor? ¿Duerme? No. Déjela dormir. Llamaré más tarde. ¡Gaston! Sí, señor. Tengo hambre. Lléveme una taza grande de café y bollos a la terraza. ¿Llamo a la policía? Sí. Es el mismo señor, papá. ¿Es el mismo señor? Mira. Es el mismo señor. Cállate. Es el mismo señor. Es el mismo, ¿eh? Te digo que es él, papá. Está bien, cállate. DOS TURISTAS ALEMANES ASESINADOS TAVERNIER, EL ASESINO No nos quedemos aquí. ¡Vamos! Vamos a intentar ponernos de acuerdo en algo. Dejó el edificio Carala a las : horas. Eso está claro. El portero y la telefonista confirman que no salió antes. No. Bueno. Después, cogió su coche y condujo. No lo cogí. Un testigo le reconoció. ¡Se equivoca! O Uds. mienten. Pues bien, de acuerdo. ¿Seguimos jugando? Seguimos. ¿Reconoce este revólver y este impermeable? Los dejé en el coche. En el coche, claro. ¿Cuántas balas había en el cargador? Debía estar lleno. Y también dejó esto. Es Ud. muy descuidado, Sr. Tavernier. ¿Cuál era su función en los negocios de Carala? Hacía visitas… a personalidades. En cuanto les hablaba del Sr. Carala, todos se arrodillaban. Sabe, Tavernier, hay novedades. Decimos Carala, sin “señor”. ¿Novedades? No se puede estar en todas partes. Le agradaba trabajar para Carala. Digamos el Sr. Carala… Eso es cosa mía. Además… ¿Sí? Tuve otras ocupaciones antes. Lo sé, claro. ¿Hace mucho que conoce el motel de Trappes? Nunca he estado allí. Le reconocieron. ¿Y qué puedo hacer? Y quizá también en Berlín o en Casablanca. ¿Dónde fue Ud.? ¡No lo sé! Me emborraché. En el motel. En París. Anduve. Escuche, Tavernier, todo eso es muy bonito pero hay cambios. Los testigos no son precisos. De acuerdo. Pero eso no es todo, escuche este acertijo: ¿Conoce a una señora…