El Conquistador FM 100.5

El Conquistador FM 100.5 Radios Online Chile, Escuchar en vivo online, La calidad y la emisión continua.

Añadir a su sitio.

Nunca me ha gustado limitarme al estudio de una sola ciencia. Lo cual me recuerda que tengo un regalo para usted. ¿Para mí? Muchas gracias. ¿Qué se supone que es? ¿Un perrito? No. Un chacal, para ser exactos. Es la cabeza de Anubis, el dios egipcio de los muertos. Quien pesaba las almas en la puerta del más allá. Cójalo con cuidado. Es una pieza auténtica. Oh, vaya. Es precioso. Ya sé dónde lo voy a poner. ¿Ha llegado bien la caja, madam? Sí, doctor. Está en la cocina. Espléndido. Me gustaría revisarla, si no le importa. Oh, por supuesto. Xa Xavini. Ese nombre Lo conocerás. Fue uno de los magos más famosos de la historia. Es muy emocionante tenerle como vecino. Si está aquí ya que siempre está viajando a algún rincón del planeta. No sabía que daban grado de médico a los artistas retirados. Oh, John. Compórtate, por favor. ¿Qué es esa caja de la que habéis hablado? Ven. Te la enseñaré. ¿Lo ha encontrado todo a su gusto, doctor? Si, parece que sí. Por favor, siéntese. La cena se sirve enseguida. ¡Elizabeth! Deja eso a Winnifred. Solo intentaba ayudar. Es su obligación, no la tuya. Ven. Quiero que conozcas a mi amigo John Edwards. Y quítate ese ridículo delantal. Ha llegado otro invitado. Winnifred, ¿puedes abrir la puerta? John, esta es mi sobrina. La Srta. Elizabeth Frontown. Encantada, señor Edwards. Encantado. ¿Liz? Lizzie, ¿dónde estás? Por favor, discúlpeme. Creo que oído a Margaret. No me habías hablado de ella. ¿Desde cuándo está aquí? Casi dos meses. Desde que sus padres murieron. Que Dios les guarde. Es una chica muy dulce. Pero en mi opinión creo que se pasa demasiado tiempo en casa entre fogones y cacerolas. El otro día le dije que si esperaba más tiempo ningún hombre respetable iba a pedirle su mano. Pero no me escucha. Confiaba en que esta fiesta le sirviera para abrirse al exterior. Hacer nuevas amistades. Es raro que no nos conozcamos. Estaba seguro de que conocía a toda tu familia. La mayor parte de su vida la pasó dentro de casa. Pobre chica. Es tan frágil y delicada como la porcelana china. Pero creo que es cosa de su problema. ¿Problema? Bueno. Ataques, para ser más exactos. Camina por aquí, dormida. Durante horas actúa y habla perfectamente. Pero de repente se despierta asustada. Y no recuerda nada. Es muy raro. John, hablo demasiado. Creo que voy a conseguir que odies a Eli. Y la verdad, es encantadora. Es muy guapo, Lizzie. ¿Y dices que te ha besado la mano? ¿Entonces por qué estás aquí conmigo? Vamos, mujer. No, no puedo. No estaría bien. Debe ser él quien venga y hable con nosotras. No seas tonta, Lizzie. Estamos en el siglo XIX, ¿verdad? Si no lo haces tú lo haré yo. ¿Qué es lo que te inquieta ahora? ¿Es que mi querida Lizzie quiere el guapo muchacho para ella sola? Tonterías. Solo es que no me quiero quedar aquí sentada sola. ¿Grace? Ya lo entiendo. ¿Para eso estoy en la fiesta? ¿Para presentarme a tu sobrina con problemas? Oh, claro que no. Fue porque mis fiestas de Halloween son legendarias. Y tú lo sabes. Lo admito. Es cierto. Pero estoy deseando saber qué es lo que hay dentro de ese baúl.