Anuncios

Radio Duna

Radio Duna, Radio Duna Radios Online Chile, Radio Duna radios de chile…

Añadir a su sitio.

Sabe que está perdiendo la cabeza. Le atormenta pero se aferra por última vez. Es estar preparado de saber lo que significa la pérdida de sí mismo antes de estar completamente abandonado. Diría que es usted una buena profesora. Gracias. Habla de las cosas como si fuesen suyas. Es raro. Y creo que lo sabe.. Schubert y Schumann son mis favoritos, eso es todo. Desde que mi padre murió completamente loco en el asilo de Steinhof no es muy difícil hablar del crepúsculo de la mente, ¿no es así? Si realmente prefiere no comer, ¿quizás acepte algo para beber? Vaya. He tenido que cantar para comer aquí. El Dr. Blonsky con su instrumento fetiche es aburridísimo. Dime, Klemmer, o yo qué sé, ¿parece un poco sanguijuela? Walter estudia ingeniería en la universidad Radio Pero su musicalización pega con la tecnología, como entenderán cuando le escuchen tocar. Todo tuyo, Walter. Mi tío exagera descaradamente. Después de la magnífica actuación de la profesora, me siento un aficionado. He querido tocar el Opus b de Schönberg, para que nadie se dé cuenta de mis errores. No soy muy gracioso, lo sé. Pero como la discusión de la locura de Schubert y Schumann me dejó profundamente impresionado, he decidido cambiar Schönberg por mi pieza favorita de Schubert: el Scherzo de la Sonata en A Mayor. ” Radio Soñando en lo que no tienen, rellenado de bien y mal. Y mañana por la mañana, todo habrá desaparecido”. Y aquí, el humor se torna en ironía. Esa es la obstinación de la complaciente clase media. Perdóneme, profesora. ¿Podemos hablar? Por favor. Ana me ha dicho que usted no está segura de que ella sea capaz de tocar para el concierto de júbilo. Dije que un solista necesita más que talento. ¿Ella no ensaya? Ella sabrá. Trabaja horas al día. Es el resultado final lo que cuenta, no las horas. Para ella, sólo la música cuenta, profesora. Mírela. Schubert no es como un paseo por el campo. Y yo no dije que no tocarías. Veremos como te acoplas al cantante. Perdónenme, tengo una cita. Adiós. ¿Ves? La profesora tiene razón. Sin compromiso total, no llegarás a ninguna parte. Límpiate la nariz, por favor. Qué pinta. Ha llamado su madre, dice que la llame. Acabo de llegar. No lo sé. Al menos horas. Pues tomo un taxi. No soy una niña. Tengo que irme. ¿Podemos tocar el quiebre igual? Comenzaré en la nota más alta. Siento interrumpir. ¿Qué desea? ¿Profesora Kohut? Sí. ¿Qué quiere? En el conservatorio no se puede interrumpir en medio de una clase. Mis disculpas, de verdad perdón, pero tenía que verla antes de preguntarle a cualquiera. ¿Sobre qué? El examen principal. Quisiera unirme a su master class. Eso es muy halagador, joven. Espero que no crea de verdad que su interrupción Radio es para despertar intereses que tu talento no amerite. Puede obtener la condición de admisión y los formularios en la secretaría como todo el mundo. Primer piso, puerta . Discúlpenos por favor, tenemos trabajo. Continúen. Vamos. ¿Sr. Walter Klemmer? Sí, eso es. Por favor Radio Presenta un programa particularmente difícil. ¿Por qué pieza desea comenzar? Como usted prefiera. Profesora, es a su clase a la que el Sr. Klemmer desea unirse. ¿Qué pieza quisiera oír primero? No importa. La primera de la lista. Adelante, señor. ¿Y bien? Increíblemente brillante. No, en serio. Creo que no ha estado mal. Sólo ha indicado “clases particulares”. Eso es aún más remarcable. No sé qué tan en serio toma la Ingeniería, pero para alguien cuya prioridad no es el piano, ¡chapó! Es sorprendente. Estoy de acuerdo. Realmente tiene mucho talento. ¿Damas? ¿Caballeros? Voto a favor. Sí, yo también. No hay duda. Erika, ¿usted no dice nada? Su opinión es muy importante. Es para su clase que él se postula. Después de esta euforia general, es difícil reservarse la voz. No puedo decir que comparta totalmente su entusiasmo. Al chico no le falta talento, pero me pregunto, y le pregunto a ustedes, ¿qué espera de nosotros? Para una carrera profesional, ya es muy mayor. Aceptándolo, rechazaremos estudiantes más motivados. Y, sinceramente encuentro su histrionismo sospechoso, por no decir antipático. No comprendo lo que quiere decir, Erika.



Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *