Positiva FM Concepcion

Positiva FM Concepcion, Positiva FM Concepcion Radios Online Chile, Positiva FM Concepcion radios de chile…

Añadir a su sitio.

Son anginas. Le han infectado las amígdalas. No puede ser. Sí. Dan mucha fiebre. Se las quitaron el año pasado. ¿Está segura? Claro que sí, soy su madre. Pues no tengo buenas noticias. ¿Qué quiere decir? Que, si no son anginas, es difteria. Los niños se mueren de eso. En circunstancias normales, no. Con suero estaría curado en pocos días. Lo malo es que no tenemos en nuestra farmacia. ¿Seguro que no? Escúcheme. Soy un borracho, pero sé lo que hay en nuestra farmacia. ¿Y qué podemos hacer? Quizá en el Hospital de Sant Pau de Barcelona. Hablaré con el capitán y me iré. Escúcheme. Váyase enseguida. La vida de su hijo depende de pocos días. Pregunte de mi parte por el doctor Vega. Gracias. Busco a un pediatra, el doctor Vega. Pediatría está en el tercero. Ala izquierda. ¿El doctor Vega? Sí, el mismo. Me envía el Dr. Puig desde Aragón. Mi hijo tiene difteria y no tenemos suero ni modo de conseguirlo. Quería pedirle una dosis. Se la daría con mucho gusto, pero se nos acabó hace una semana. Cada día le tapo la cara a media docena de niños como este. ¿No habrá en otro hospital? Por desgracia, no. Los nacionales no dejan que nos llegue nada. Lo siento. Abre. Abre la boca. Trágatelo. Sra. Trini, ha llegado un telegrama de Lluís. No hay suero en la zona republicana. Lo tienen todo los fascistas. También dice que no se preocupe, que lo encontrará como sea. ¡No lo va a encontrar! ¡Por favor, Dios mío, no me lo quites! ¡No me lo quites! ¡Ahora no! ¡Por favor, Dios mío! ¿Pasa algo? Le quería pedir un favor. Es para mi hijo. ¿Qué le pasa a su hijo? Tiene difteria. Si no le damos suero ya, morirá en unos días. Lo lamento mucho. Entiendo que no le agrade hablar conmigo, pero quiero ayudarla. ¿Qué puedo hacer? En el lado republicano no hay suero. Ud. conoce a gente del otro lado. ¿Su marido sabe que está aquí? No, he venido por mi cuenta. Pues dígale que venga. Espera aquí y apaga los faros. ¿Qué haces aquí? Ramonet. ¿Qué le pasa? Tiene difteria. ¿Qué? Le queda muy poco tiempo. En nuestro bando no hay suero. He pensado que tú Radio ¿Que yo? ¿Yo qué? Aquí no hay nada. Miraré en los botiquines de otros regimientos. No te preocupes, Lluís. Lo encontraré. Eso espero. Mañana por la noche en el convento. Antes no podré. Gracias. ¿Y Trini? ¿Cómo está? Ya te puedes imaginar. Gracias, compañero. Trini, ¿cómo se encuentra? Lluís, menos mal que ya estás aquí. ¿Cómo ha ido? Hasta esta noche no sabré nada. ¿Es seguro? No, Trini. Pues ve a ver a la Carlana. ¿A la Carlana? ¿Por qué? Nos dará suero si se lo pides tú. ¿Has ido a verla? Lluís, date prisa. No pierdas tiempo. Mi mujer me ha dicho que venga. Buenos días, Lluís. Acérquese al fuego. Va, siéntese. Un día le dije que si hacía falta ayudar a su hijo, estaría dispuesta. Se lo dije y se lo vuelvo a repetir. Le conseguiré el suero, pero con una condición. ¿Cuál? Que mate a Soleràs. ¿Qué? Ya me ha oído. ¿Por qué? Porque es peligroso. No me pida eso. Soleràs es un hermano para mí. Soleràs es un soldado del otro bando. Estamos en guerra. ¡Deme el suero! ¡Mi hijo se está muriendo! Mire, las cosas son así. Si quiere que su hijo se salve, ya sabe qué debe hacer. Yo nunca he matado. Pues ya es hora. ¿No me responde? Lo siento, Lluís. No lo he conseguido. ¿Qué vas a hacer? He dado algunos pasos. ¿Qué pasos? La Carlana me lo dará. ¿La Carlana? ¿A cambio de qué? Esa mujer no da nada a cambio de nada. Lluís. Lo importante es que Ramonet vivirá. Tiene que vivir. Y vivirá. Su vida vale más que todos nosotros. Por supuesto. Juli. A pesar de nuestras diferencias para mí eres como de la familia. En toda familia hay una oveja negra. No, tranquilo. Tranquilo. Ensúcialo con mi sangre. Vete, Juli. Vete. No te sientas culpable, Lluís. En realidad, me haces un favor. Es lo que siempre he querido. Morirme. Así, al menos, mi muerte servirá de algo. Sólo te pido que los cuides. Que no los dejes nunca. Te lo juro. No quiero que me entierren con los ganadores. Una guerra sólo puede acabar bien si se pierde. Venga. Estoy listo. Matémonos como buenos hermanos. ¿Y el suero? Acabo de dárselo a su mujer. Sabía que lo haría. Parece que se encuentra mejor. Cuando ha venido la Carlana, el mundo me ha parecido un sinsentido. Parece absurdo que la mujer que tanto daño nos ha hecho le haya salvado la vida a nuestro hijo. Lo importante es que está vivo. Él sí. ¿Y nosotros, Lluís? Dicen que cuando la luna Brilla en el cielo El sol se ha ido Tiene mucho sueño Despacio, despacio Cierra esos ojos Eres, niña, el sol Que yo más quiero Ya se asoma la luna En el aposento Y dice que te duermas Que no tengas miedo Y soñando, tú juegas Tú juegas con una estrella brillante Llenando de alegría el firmamento En el día de la madre, Radio ¿Aquí nos paramos sobre la silla? Ondeamos nuestras banderas. No, en el día de la madre, ondeamos nuestra bandera. Hermoso. Ahora siéntate. En el coche se lo sabía de memoria. Es algo tímido. Sander, vuelve a la mesa. Déjalo tranquilo. ¿Hey, qué es eso, amigazo? No tienes que esconderte. Los grandes amigos no hacen eso. ¿Y ahora tú haces lo mismo? ¿Me estás retando, hermana? Primero consíguete tu propio amigo. Y después hablamos.