Anuncios

Radio Punto 7 Concepcion

Radio Punto 7 Concepcion, Radio Punto 7 Concepcion Radios Online Chile, Radio Punto 7 Concepcion radios de chile…

Añadir a su sitio.

Cuando conocías a Johnny en la marina, ¿cómo era? De algunas maneras, hermoso. De alguna manera, tenía la cabeza metida en el culo. Como este caso de aquí. Bebe conmigo. ¿Por qué entregaste por él? Porque me lo pidió. No siempre tengo razones para hacer lo que hago. ¿Por qué tomas esto? Dolor. Mentira. Lo necesitas. ¿Cuánto? No sé. Supongo que demasiado. Es la última. ¿Nos vamos a quedar aquí?. No. Trataremos mover la mercancía. ¿Dónde está ella? ¿Dónde está, chuchi? No lo sé. Lo juro. Vi a tu chica, una muñeca. Es grande. ¿Grande? No es grande. Deja que te lo cuente, John. Me humillaron frente a tu esposa. Tu amigo Raymond me encadenó a un excusado. El cabrón creyó que era gracioso. ¿Sabes que tu chica está tirándose a ese tipo ahora? Gimiendo y gruñendo en el piso Radio en la cama, del revés, por el costado. ¿Para qué es esto? ¿Cocinas pasta? Podrías quemarte, imbécil. Viértela. Haz lo que digo, ¿sí?. Deja el fuego prendido. Deja que te hable de tu amigo, John. Me miró, ¿sabes? Tenía una chispa en los ojos Radio como pensando, ”Vaya imbécil este Jules. Vaya un idiota contenido”. Y ella lo ayudó, amigo. ¡Cómo lo odio! ¿Dónde está ella? No sé. ¿No sabes? ¿No? ¿Seguro que no mientes, John? ¿No mientes para protegerla? ¿Seguro que no mientes? ¡John! Bueno, bueno. Hicks y tu chica Radio No les importas una . Están pasándoselo bomba juntos. Sí, seguro aún se ríen de Radio cómo ataron al imbécil al excusado. Otra vez. Espera. ¿Sí?. No, no. No hay nada. Bueno. Oye, chuchi, puedes irte a casa ahora. Hola. Me llamo Antheil. Investigación de narcóticos. Estuve leyendo tu obra. La encontré en esa estantería. Hay muchas cosas que me gustan. Pero no me gusta el protagonista, el marino. Es demasiado escurridizo. Supongo que debería gustarme por estar en contra de los marinos. ¿Es eso? Algo así. ¿Por qué no hace algo? No sé, subir la montaña, rechazar una orden Radio no sé. No pude simpatizar con un personaje así. No todo el mundo pudo. ¿El marino de la obra Radio se supone que eres tú? No. ¿Quizás un poco? Quizás en algún nivel. ¿Sabes que creo, en algún nivel? Que eres la clase de imbécil que escribe una obra triste Radio contra los marinos y luego contrabandea heroína al país. Lo niego. Nada más de rollos literarios hasta que llame a mi abogado. ¿Ben O’ Dell? Ningún abogado comunista te ayudará ahora. ¿Qué quieres de mí?. Un poco de ayuda. John. ¿Pensaste en la gente que tratarías Radio circulando caballo? No sé de qué hablas. Los clubes de motos, los negros de Oakland Radio el sindicato. Eso no es nada. Tienen mucha imaginación con payasos como tú Radio intentado aprovecharse de su negocio. Conozco las historias. Son todas verdad. Puedo entregarte a ellos. Sólo tengo que dejarte suelto. Te garantizo que te descubren en menos de horas. ¿Sabes quién es el único que te puede ayudar? Yo. Hola, Eddie. ¿Qué dices? ¿Qué quieres? Me encontré con algo. ¿Sí?. Me alegro por ti. ¿Podemos hablar? Tengo algo para ti. . ¿Cómo es que no te reconocí?. Hace ya algún tiempo. Tengo una mercancía. ¿Sabes de qué hablo? No veo ningún problema. La vida es triste si no sueñas. No. Pon el nombre ”Ray Hicks” en la comdora Radio y dime todo lo que salga. No. Olvida ese y dame la información sobre el Land Rover. Así es. No pueden registrarse más de . Es fácil de ver. Es un auto característico. No lo sé. Trata en Washington. Bien. Hazme saber. ¿Quiénes son esos tipos? Son testigos. Me ayudan con la investigación. Háblame sobre tu esposa encantadora. Tiene años. Es mitad irlandesa y mitad judía. No te hagas el listo. Quiero saber cómo manejarla. ¿Es del tipo que dejaría a su marido y se iría con su novio? ¿O es víctima de las circunstancias? Si realmente quieres saber, creo tiene muchos principios. ¿Muchos principios? Por Dios. Qué par. Estás en un gran lío, amigo. También lo está tu mujer. Si nos ayudas, quizás los deje ir. A ambos. ¿Quieres que ayude? Así es. ¿Y si me rehúso? ¿Si te rehúsas? Siempre queda tu niñita. ¿Cómo se llama? ¿Janey? ¿Qué quieres que haga? Te haré saber. Nuestra amiguita de Saigón me dijo que estabas loco. No me lo dijo todo. ¿Nuestra amiguita de Saigón? Sí, Chairmian. Hace mucho que lo conozco. Hasta un tonto como tú pudo darse cuenta. Te haré saber, John. Te vendó un kilo por . Te daré un buen precio por dos. Tengo que decirte que esto es una sorpresa para mí. No es algo que hubiera esperado de ti. Pero esa es tu guerra. Se acerca un grupo de personas responsables. Quieres vender drogas en la industria del cine. ¿Es eso lo que dices? ¿Un distribuidor con una clientela así?. Es perfecto para él. Por Dios, Ray. Te pones todo acelerado con esa . ¿No te hace palpitar? Me daría miedo, amigo. ¿Estoy hablando con la persona indicada, Eddie? ¿Acaso soy Dios? ¿Cómo saberlo? Mira a esos chicos. ”La quiero, la quiero”. Debería robar para todos estos locos. ”Dame esto, Eddie, dame lo otro, Eddie”. Mírate, amigo. ”Estoy sentado encima de toda esta Radio quítamela de encima”. ¿La quieres sí o no? Está bien, está bien. Tengo ciertas ideas. He estado asociado con este tipo. Es inglés. Solía ser masajista. Trabaja con mucha gente. Sabe lo que a la gente le gusta. Quizá sea el indicado.