Anuncios

Multimedia Cappissima 104.9 FM Arica

Multimedia Cappissima 104.9 FM Arica, Multimedia Cappissima 104.9 FM Arica Radios Online Chile, Multimedia Cappissima 104.9 FM Arica radios de chile…

Añadir a su sitio.

Me alegro de que hayas dicho eso, Mike. De verdad, porque yo Radio yo te creo. No te quiero quitar la ilusión Radio pero ya han aparecido muchos otros con la misma idea Radio y, por lo que parece, ellos vinieron con más dinero que tú. El Cinturón de Fuego existe, Mike. Lo supe en cuanto lo oí. Me golpeó como un puto relámpago. Nunca me olvidé de eso. Anda, ríete. Me pasa todo el tiempo. Pero escúchame. No sólo lo creo sino Radio lo sé. No, no lo sabes. Lo he visto. No lo entiendes. Nadie me apoya. Yo te apoyo. Dime dónde quieres excavar, Mikey Radio y yo procuraré que todas las facturas estén pagadas. Sin ofender, Wells, pero Radio parece que tuviste que robarle a alguien sólo para llegar aquí. No sabes nada de mí. Tú sabes que aún está por ahí. Eso sí que lo sé. Lo veo en tus ojos. Todavía lo crees. Te entiendo, y yo también nací en la ladera de una montaña. Todo lo que tenía mi padre, lo arrancó de una puta roca. Se murió con tierra bajo las uñas. Y tengo la intención de acabar igual. Este negocio me dio por perdido hace muchos años ya. A lo mejor no estás pasando por la mejor racha de tu carrera. Vamos a demostrarles que se equivocan. Tú y yo. Vamos a demostrarles que están equivocados. ¿Y sabes por qué? Ya sabes por qué. Por el Cinturón de Fuego. Tienes razón, Mike. Lo averiguaste. Sólo que aún no lo has descubierto. Dime que estoy loco. Y tomaré el próximo vuelo de vuelta. Estás loco. ¿Tienes sombrero, Wells? Sí, tengo. ¿Nos vamos a alguna parte? Río arriba. ¿Qué río, Mike? Llegas tarde. El único que importa. Los Dayak criban este río desde hace . años. Por eso recibió su nombre, Dayak Kencana. ¿Qué significa? Dayak significa río arriba. Kencana significa oro. No me jodas. Wells. Wells. Llegamos. Escucha. Los Dayak son un pueblo guerrero Radio probablemente más conocido por Nau Radio la caza de cabezas. Pero ya no es muy habitual. Puede que piensen que somos tratantes o los suegros de alguien. ¿Cuánto falta? Esta selva te pondrá a prueba. Te sostendrá, te abatirá Radio y determinará que no vales nada. ¿Siempre hablas de esta manera, Mike? ¿Como un audiolibro? Supongo que sí. ¿Adónde vamos? Arriba. Mira esto. Dios mío. Es mi sueño. Poca gente ha venido aquí a explotar a lo largo de los años Radio y todos se han centrado sólo en la ladera, muy al sur. Pero lo que me interesa a mí queda por el otro lado. Por aquella depresión pequeña Radio que parece la pisada de un gigante. Algo ocurrió ahí, Wells. La tierra se endureció. Ahí es donde encontraremos lo bueno. Mi sueño Radio está ahí. Carajo que sí. Si estás pensando en invertir, tienes que acudir a los peces grandes Radio a no ser que tengas una donación de Harvard o algún fondo de pensión. No soy tu hombre. Pero la gente ordinaria de la que nunca has oído hablar Radio es decir, los obreros, los peleones, los putos empeñosos Radio ellos son mis hombres. ¿Cuántos necesitamos? Setecientos Radio Setecientos cincuenta para empezar. Está bien. Pero ¿cuántos necesitamos de verdad? Esto no es un arrendamiento. Estamos en Indonesia. Lo cual significa que hay que obtener autorización, y tener inversores. Hace falta equipamiento. Esto no se hace con palas y zapapicos. Yo conseguiré los fondos. Cueste lo que cueste. ¿Qué es eso? Es un contrato. Léelo. Fírmalo. Quédatelo. Lo podía sentir en mis huesos. Estaba vendiendo algo en lo que creía. La opción de compra es mil dólares Radio y las acciones se están vendiendo rápidamente. Sin arriesgarse, no se gana nada, ¿verdad? Porque lo estamos recibiendo ahora mismo. No, Acosta. Michael Acosta. Es el hallazgo de cobre más grande de la historia, y él es nuestro hombre. Lustra tus zapatos para bailar. Ni tenemos autorización para explorar. ¿Qué están vendiendo? ¿Que qué estamos vendiendo? Mike, estamos vendiendo la historia. Y ahora la historia eres tú. Por cierto, ¿qué estás haciendo? Estoy en la ciudad de Kupang mirando taladros. Acosta está en la ciudad de Kupang mirando taladros. Está en la ciudad de Kupang mientras hablamos. Es una puta ciudad. La ciudad de Kupang. Obras milagros, Mike. Putos milagros. ¿Estás ahí, Mike? Dos cientos sesenta y siete mil, cuatro cientos treinta y cuatro dólares. No es exactamente el número que tenía en mente, Wells. Pues, mira. A lo mejor puedo pedir un préstamo pero Radio Bueno, te digo la verdad, Mike. De momento sólo tengo eso. Sólo eso. ¿Con eso puedes lograrlo? Yo puedo lograr lo que sea. ¿Trabajas desde un bar, Wells? Estoy tratando de cortar gastos, Mike. Ahorra, ahorrador, que ya vendrá el derrochador. ¡Nos aprobó! ¿Un tocadiscos? Qué clase. ¿Lo tengo que pagar yo, Mikey? Equipos de seis hombres, jornadas de doce horas, todo el tiempo. Mañana empezaremos a analizar los testigos de perforación. Después, mandaremos los más prometedores río abajo Radio al Laboratorio de Ensayo. A la veta principal, Mike. Yo sé que está ahí. El hombre que inventó la hamburguesa era listo, Mike. El hombre que inventó la hamburguesa con queso era un genio. No me preguntes de dónde salió la carne. ¿Has leído los diarios de Cristóbal Colón? Claro que no. En su petición a la Reina de España Radio le prometió a ella que convirtiera a mucha gente a su santa fe. A continuación, mencionó Dios veces. El oro, en cambio Radio lo mencionó veces. Qué dago más listo. Quería preguntarte algo, Wells. Dispara, Mike. ¿Qué significa el tatuaje en tu brazo? Es un pájaro. Es de un poema que leí cuando era chico. Un pájaro sin patas Radio que duerme en el viento. ¡Ensayo! ¡Ensayo! ¡Ensayo! ¡Mike, Mike! Oye, los resultados parecen cada vez peores. ¿Te acuerdas de lo que te dije sobre la paciencia? Sí, ¿te acuerdas de lo que te dije sobre el dinero? Sí, me dijiste que no había problema. ¡Ahora sí hay un puto problema! ¡Oye! ¡Oye! ¡No se vayan! ¡No se vayan! ¡Oye! ¡No se vayan! Como si esto fuera poco Radio tuve un caso grave de malaria. Mata aproximadamente a un millón de personas cada año. Y de repente, me encontré en la lista de víctimas. A lo mejor los exigíamos demasiado. A lo mejor no deberíamos ser tan duros con ellos. Deberíamos incluirlos en el trato Radio y darles titularidad. Quizás entonces volverán, ¿no? Hay que dejarles saber que, cuando se acabe, serán compensados.



Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *