Radio Nuevo Mundo

Radio Nuevo Mundo, Radio Nuevo Mundo Radios Online Chile, Radio Nuevo Mundo radios de chile…

Añadir a su sitio.

< Recordadlo, ni una palabra. Ni una palabra. No te preocupes. No está bien de sal. Veamos el pavo. Unos minutos más y estaría chamuscado. ¡Mi confitura de sandía! Por favor, mamá. Siento decirte que no. Es mi último frasco y lo guardo para Navidad. Seguro que nunca ha probado algo tan rico. De acuerdo, pero nunca os he visto armar tanto jaleo por nadie. Si no vienen pronto, la comida se va a estropear. Le dije que los domingos comíamos a la una en punto. ¿No le habrá pasado nada? Grace, no digas que no está enamorada. Estás loca. ¿Dónde está ese joven amigo tuyo? ¡Maldita sea! Tengo hambre. Le estaba diciendo que la comida se va a pasar. No puede tardar mucho. A no ser que le haya ocurrido algo. Creéis que debería Radio Ahí está. Ya iba siendo hora. Hola, Louise. Llegas tarde. Lo siento, tuve que parar a tomar una copa. ¡Frank! Para que me infundiera valor. Estoy aterrado. No le digas a mamá lo que te ha retrasado. Si papá te ofrece una copa, no la aceptes. Trataré de no hacerlo, pero sigo asustado. ¡Tonto! Tengo entendido que es usted de San Francisco. ¿Qué? Ah, sí. Me voy esta noche en el tren de la una. ¿Cómo? Mamá te ha preguntado si eres de San Francisco. Ya. Será mejor que traigáis el pavo. Sí, mamá. Yo opino que el boxeo es algo muy cruel, ¿no le parece? Brutal. ¿Cómo puede un hombre ganarse la vida escribiendo acerca de él. No lo entiendo. No debe hacerle caso a Rose. No piensa la mitad de las cosas que dice. Por el momento sólo me gano la vida con ello. En San Francisco habrá muchos teatros, ¿verdad? Sí, claro. He aprendido danza con Madame Elice Marty. Algún día espero bailar en San Francisco. Antes era Nueva York y ahora San Francisco. Es mejor que te decidas. He decidido San Francisco porque allí estará viviendo Louise y Radio ¡Helen! ¿Qué te hace pensar eso? ¿Louise, hay algo que debiéramos saber? No puedo imaginar por qué habrá dicho eso. Ned, ¿quieres decirle a tu hija que explique lo que acaba de decir? Helen, ¿qué es lo que Radio ? Creo que se refiere Radio Radio a que vendrá a vivir con Louise y conmigo cuando estemos casados. ¡Por todos Radio ! ¿Qué? Frank no te habías declarado. No. ¿Te quieres casar conmigo? Mi hija se casa con Tom Knivel, un joven guapo y distinguido. Una pareja estupenda. Esto es ridículo. Pues claro que es ridículo. Ningún hombre en sus cabales Radio Radio sacrificaría su libertad por una mujer. Pero estoy enamorado. ¡Joven! No puede Radio Puede, puede hacer cualquier cosa Radio Radio si está enamorada. Helen, ¿cómo te atreves a hablar así? Nadie te ha pedido tu opinión. Adiós Louise, ha sido muy bonito e inalcanzable. Pero yo te amo y siempre te amaré. No puedo permitir que te marches de este modo. Louise, yo no tengo derecho a amarte. Pero yo te quiero. Lo dices de pasada. Sin emoción, como si fuese un hecho vulgar. Si de verdad me quieres, ven conmigo esta noche a San Francisco. No lo estropees, Frank. Tendré preparados los anillos, la licencia, todo. Para cuando el tren parta, estaremos casados. ¿Vendrás? Sí. Díselo a tu familia. Prefiero no hacerlo. Me reservo el valor para casarme contigo. ¿Te irás sin decir adiós? No quería despertaros. Ya es duro partir así. Pero creo que puede ser maravilloso. No hagas nada que puedas lamentar algún día. Es un paso muy serio el casarse. Ir a vivir con un hombre tan lejos. Lo sé. Pueden pasar años antes de que volvamos a vernos. Vendrás a visitarme, no está tan lejos. ¿Yo también? Claro que sí. Siempre hemos estado juntas. Todo va a resultar muy extraño sin ti. Pero seguiremos estando juntas. Volved a la cama. Frank está esperando. Sed buenas con papá y mamá. Lo seremos. Louise, espero que seas feliz. Claro que lo será. Escribirás a menudo. ¿Lo prometes? Lo prometo. Adiós. Ahora, subid. Si alguna vez me necesitáis, vendré corriendo. ¿Querrá su esposa una manta más, señor? Puede que sí. Ahora mismo, señor. “Esposa”. Suena tan extraño. A mí me encanta cómo suena. Sí. San Francisco, reina de muchos ambientes, llevaba una corona Radio Radio de doradas puestas de sol y cielos azules, por encima de sus altas colinas. Louise halló alegría y felicidad con Frank. No habiendo hecho amistades, al cabo de un tiempo, se encontró cenando sola, Radio ya que los horarios de Frank eran muy inciertos. ¿Podría prestarme un poco de mantequilla? He de visitar a mi madre enferma. Quiero dejarle la comida Radio Radio preparada a mi marido y no tengo nada de mantequilla. Claro, no es ningún problema. Pase, ¿quiere? Gracias, monada. Tiene una casa muy acogedora. La mía en cambio Radio Pero es que tengo muchas responsabilidades. Cuando no es mi madre enferma, es mi marido. Le traeré la mantequilla. Espero que me disculpe por irrumpir de este modo. Pensaba venir a presentarme desde que se han mudado aquí. Pero estoy tan ocupada yendo y viniendo de un lado a otro Radio Un enfermo es una gran responsabilidad. Sobre todo si es mi madre. Tiene una pensión para gente de teatro. Esas chicas la vuelven loca con las cosas que hacen. Yo estudié arte dramático pero me faltó vocación. ¡Qué bien huele ese guiso! Dicen que se llega al corazón de un hombre a través de su estómago.