Anuncios

Radio Agricultura Chile

Radio Agricultura Chile, Radio Agricultura Chile Radios Online Chile, Radio Agricultura Chile radios de chile…

Añadir a su sitio.

< Taylor se aprovecha de su buena fe. No sé de qué me está hablando. A eso voy. Isabel Taylor me ha acusado de robar. Ella, que se entiende con todos los hombres de la ciudad. Lo que ella pueda hacer, no es de mi incumbencia. Sí, lo es. Uno de esos hombres es su marido. ¿Mi marido? Isabel Taylor es una buena pieza. No quiere arriesgarse a que le venza el plazo de la hipoteca. Oficina del señor Benson. Sí, hemos recibido su pedido. Se lo enviaremos en cuanto llegue. Jane, envíe un telegrama a la señora de Thomas Knivel. Marcho esta noche a casa. Louise. Otro a la señora de Norman French, a sus señas de Nueva York Querida Helen, toma el primer tren a casa, nos veremos allí. Grace tiene problemas. Con cariño, Louise. Averigüe a qué hora sale el primer tren para Silver Bow. Sí, señora Medlin. Discúlpeme, no me gusta interrumpirle. Tengo que ir a Silver Bow inmediatamente. ¿Algún enfermo en la familia? Lo siento, es un secreto familiar. No estaré allí más de una semana. La llevo a casa a preparar el equipaje. ¿A qué hora sale el tren? Recuerde confirmar la fecha del pase de modelos. Se me olvidó aprobar los diseños del catálogo. Y no olvide Radio ¿De qué se ríe? De usted. Sabe más del negocio Benson que yo. Es mi trabajo. Ha hecho de él su vida, se ha cerrado a todo lo demás. Eso intento. Tenga. Eso es cierto. Hola, Louise, ¿adónde vas? A Silver Bow. ¿A quedarte? Sabes muy bien que no. ¿Alguna noticia? No, ¿sigues esperando? ¡Vamos, Louise, sube! Volveré en cuanto pueda. Avíseme y vendré a recogerla. Y ahora todo está perdido por esa mujerzuela. Yo no permitiría que una mujer así me lo quitase. No es sólo eso, Helen. El matrimonio se supone que es sagrado. Tom hizo las mismas promesas que yo. No puede romperlas y esperar que yo no reaccione. Los hombres son muy tontos. No hay uno que una mujer no pueda dominar a su antojo Radio Radio si se lo propone. Eso no es excusa. Claro que no, Grace. Si amas a un hombre, has de comprender sus debilidades, a menudo compensan Radio Radio su fuerza. Por eso, si le quieres, pelearás por él si crees que pertenece a otra. Yo sé que no le pertenece a esa mujer. Esa mujerzuela sólo está aprovechándose de él. Es muy simple. Lo primero es que esa joven se marche de aquí. ¿Cómo? No podemos hacerlo solas. Ya pensaremos alguna forma de conseguir ayuda. ¡Deliciosos emparedados! Su trato siempre es perfecto. Son ustedes muy galantes. Yo, como buen sureño que soy, porque mi padre luchó en Sil, Radio Nuestro abuelo luchó en Gettysburg. Cualquiera que su abuelo luchase en Gettysburg, es amigo mío. ¿Sabe si el abuelo de Isabel Taylor luchó en Gettysburg? ¿Quién es esa mujer? Yo la creía muy popular entre los hombres de Silver Bow. Nunca he visto a esa mujer. A nosotros nos consta que ciudadanos respetables, no lo son tanto. Y si contásemos ciertas cosas, ¿cuántos no se enfrentarían a sus esposas? No se descubriría lo hipócritas que son, si ella abandona la ciudad. ¿Por qué la tienen tomada con ella? ¿No será por ningún motivo personal? Sí. ¿De veras? Mi marido es uno de los hombres que se entienden con ella. Eso es terrible. No me lo puedo creer. Ese es un problema de Tom. Pienso que es problema de la comunidad. Queremos darle a esos hombres la oportunidad de resolverlo. Así volverán a ser unos maridos decentes. Pero si no pueden hacerlo, seguro que sus esposas Radio Es totalmente innecesario. Por supuesto que admiro su espíritu, señora. No le fallaremos. Esa mujer ha puesto en peligro el hogar de la señora Knivel. Si la ayudamos a ella, ayudaremos a muchas buenas mujeres. Sí, naturalmente. ¿Cómo podremos resolver el problema? Es asunto nuestro. Estén seguras de que se resolverá. Isabel se habrá ido antes del día de las elecciones. Sabíamos que podíamos contar con ustedes. El problema de Tom se resolvió fácilmente, Radio pero el de Frank era más complejo porque provenía de un alma torturada. Mientras Louise seguía en Silver Bow, recibió una carta de Frank. Decía que en todos sus viajes, no había encontrado lo que buscaba. ¡Frank! Pareces alguien al que hemos olvidado enterrar. No se olvidaron, no estaba cuando vinieron a buscarme. Vamos a sentarnos en alguna parte. Has sido muy amable al venir. No te esperaba. ¿Dónde has estado? Tratando de encontrarme a mí mismo. ¿Te encontraste? ¿Tomamos una copa? Claro, vamos. Siéntate. No tienes aspecto de aguantar un trago. ¿Qué más da? Estás enfermo, ¿verdad? Sí, supongo que sí. Ocurren muchas cosas, pero todas se reducen a una sola. Estoy podrido por completo. En todos los aspectos. En realidad debiera estar muerto, Radio pero antes quiero ver a Louise. Llegas un poco tarde, ¿no crees? ¿Qué quieres decir? Que Louise está mucho mejor sin ti. Tiene un buen empleo y Benson está dispuesto a hacerla su esposa Radio Radio en cuanto ella acepte. ¿Y ella? ¿Le quiere? Dime. No lo sé. Pero si le das un poco más de tiempo será capaz de olvidarte. No quiero que me olvide. ¿Qué van a tomar? Dos Bourbon. Sí, señor. Gracias, Tim. Para mí no. Espera un minuto. ¡Frank! No puedes marcharte así. ¿Adónde vas? A la oficina de Benson a ver a Louise. Dame la maleta. Vamos. ¿Está la señora Medlin?