Anuncios

Futuro FM

Futuro FM, Futuro FM Radios Online Chile, Futuro FM radios de chile…

Añadir a su sitio.

< No, señor. Se ha marchado hasta las elecciones. ¿Puedo hacer algo por usted? Hola, señor Medlin. Hola, Benson. Pasen. Vamos. ¿Cuándo ha vuelto usted? Hoy. ¿Dónde está Louise? En Silver Bow. Gracias. Un momento. No irás a Silver Bow. Apártate de mi camino. Te vas a alejar de Louise aunque Radio No debe convencerle para que no vaya. Ha de ir por el bien de Louise y por el suyo propio. Si tienen que estar juntos que lo estén Radio Radio y si no, mejor es que se convenzan. Pronto lo sabremos. Póngame con la estación Unión Pacific. ¿Adónde va? A Silver Bow. Hazme un favor, no le diga a Louise que ha vuelto. ¿Oiga? ¡Maldito pasador! Ned, está sonando la campanilla. Déjala que suene. ¿Por qué pondrán tanto almidón en estos cuellos? Puede ser alguien importante. Podría serlo pero no lo es. Conozco bien la llamada del Doctor Moore. ¡Papá, está sonando la campanilla! Estoy sordo. Esa campanilla siempre suena en momentos como éste. ¿No pueden dejarme en paz ni una vez? Escuche, viejo charlatán. ¿Es usted, señor Elliott? Son Anthony Bittick. Mamá, es Anthony Bittick. Yo abriré. ¡Tony, cariño! ¿Quién era? Yo que sé. Anthony Bittick. ¿Por qué se ha puesto Helen tan contenta? Tony, cariño. Sube. ¡Qué sorpresa! Te he venido siguiendo por medio mundo. Se ha convertido en una costumbre. Quiero que conozcas a mis padres. Os presento a mi prometido. ¿Tu prometido? ¿No estabas casada con Norman French? Sólo hasta que consiga el divorcio. Quería sorprenderos. Demasiado complicado para mí. Siéntate mientras acabo de vestirme. Mamá, ven a ayudarme. Sólo tardaré un minuto. ¿Va a alguna fiesta, señor Elliott? Al baile de las elecciones. Si esa campanilla deja de sonar. ¿Quiere que abra yo? Déjela que suene. Seguro que es el Doctor Moore. ¿Sabe hacer el nudo de la corbata? Llevo años intentándolo. ¡Maldita campanilla! Nunca falla. Siempre hay alguien que desea algo. Buenas noches, señor Elliott ¿Está Louise? ¡Louise, el señor Benson está aquí! Ya lo sé, papá. Ahora baja, señor Benson. Una noche llena de sorpresas. ¡Qué alegría! Hola, Louise. La última persona del mundo que esperaba ver. ¡Louise! Tom y Grace vienen hacia aquí. Se han comprado un coche nuevo. Va de maravilla, ¿no? ¿Eh? Digo que el coche va de maravilla. Me alegro de que te guste. Parece que hace un siglo que no voy al baile de las elecciones. El tiempo ha dado un salto mortal. Desde luego. Está más hermosa que nunca. Ve a buscarla, por favor. Bien. ¡No, espera! De repente estoy asustado. Lo sé. Quizás Radio Quizás deberías hablar antes con ella. De acuerdo. ¿Qué ocurre, pasa algo? No, no pasa nada. ¿Entonces? ¡Louise! Lo siento, Benson. ¿De dónde has salido? ¿Puedo hablarte un momento? Vaya, esperaré. Discúlpeme, ¿quiere? ¿A qué has venido? Te lo explicaré dentro de un momento. Siéntate. Gracias. Quería hablarte de Frank. Aquí os conocisteis, ¿verdad? Fue la primera vez que hablamos. Hablamos de las mujeres turcas Radio Radio que se cubrían con velos y de abejas. Le dije que contemplase las abejas. Éramos tan ilusos y tan jóvenes Radio Si sólo han pasado años. Han sido siglos. Tú le sigues queriendo, ¿verdad? Le querré siempre. ¿Qué harías si el volviese. Pues trabajar para él o morirme de hambre con él. Pero la dicha de vivir, sería totalmente mía. Si yo no lo hubiera obligado a vivir a mi manera habría escrito la novela. Se habría convertido en alguien importante. Quizá ya haya dado con lo que ansiaba encontrar. Yo le privaba de buscar esas cosas nuevas tras el horizonte Radio Radio y de ser feliz aún sin encontrarlas. Eso no es cierto, Louise. ¡Frank! ¡Louise, cariño! Tengo tantas cosas que quiero contarte Radio Cosas que he estado pensando durante dos años. Pero el tiempo te cambia. El tiempo y lo que vas aprendiendo. Pero siempre he sabido que no podía vivir sin ti. Frank Radio Déjame terminar. Ahora he vuelto y no me marcharé, Radio a no ser que tú me digas que lo haga. Lo que nos quede de vida, de trabajo, de felicidad Radio Radio es nuestro si sigues queriéndolo. ¡Cariño! Los últimos resultados le dan a Taft una importante ventaja. Nuestro próximo presidente será William Howard Taft. Tom, vuelvo enseguida. Espera, ahora vuelvo. Pero Omeri suplica, implora, habla en nombre del Arte con “A” mayúscula Radio Y al final, también esta vez le dejan que se salga con la suya. Ahora vamos a relatarles un episodio de su vida de coleccionista. Un episodio que ocurrió realmente no hace muchos años, cuando aún no existían las filmotecas. O sea, las bibliotecas de películas. Entre otros métodos, han surgido así Radio llevándose del “matadero” unos trozos de película. ¿Dónde está Mariannina? ¿No lo sabes? Todo el día ahí encerrada. ¿No ha venido nadie a buscarme? Sí, dos monjas. ¡Siempre vienen cuando yo no estoy! ¡No seas gruñón! Han hablado con Mariannina y han dicho que volverían. ¿Cuándo? Eso no lo han dicho. CINE A DOMICILIO LAS MEJORES PELÍCULAS DE TODOS LOS TIEMPOS ¡Asesina! ¿Quieres mi muerte? ¿No sabes que las películas son más explosivas que la dinamita? ¡Cualquier día harás saltar todo el almacén por los aires! ¡Pero si tengo cuidado! Si te vuelvo a pillar fumando, te echo. No, no. ¿No ha venido nadie? No, nadie. ¿Nadie? ¡Han venido dos monjas! ¡Dos clientes! ¡Y tú no me dices nada! Y si lo sabes, ¿para qué preguntas? Lo sé porque me lo ha dicho tu madre. ¡Dónde tendrás la cabeza! Aquí la tengo. ¿Podemos ver el cine? Venga, media horita. ¡Fuera de ahí, chicos! ¡Esto no es para vosotros! ¡Fuera! ¡Me parece que he encontrado el último rollo de la “Novela de un joven pobre”! ¡Así tendremos una obra completa de la Menichelli y podremos hacer el florilegio de las divas! ¿Qué es un florilegio? Una selección Radio Como un ramo de flores. Ah, como un buqué, pero con actrices. Quita de ahí Radio Siéntate. Repasa esta película. Límpiala bien. Repasa los empalmes. ¡Estos tebeos Radio ! Ponte los guantes. ¿Guantes para estos cachos de película? ¡Mira cuánta grasa! Lávala con té de cloruro. ¡Ah, es ella! Sí Radio ¡Es ella! ¡La Duse! ¿Quién? ¡Eleonora Duse! ¡La actriz más grande de la escena italiana! ¿De veras? ¿Quién la conoce? ¡Y pensar que si no fuera por mí también esta película se habría destruido!