Anuncios

Radio Picarona de Panguipulli

Radio Picarona de Panguipulli Radios Online Chile, Radio Picarona de Panguipulli radios de chile…

< ¿Has hablado con Teresa? Sí. ¿Cómo le va? Bien. ¿Bien? ¿Cuándo vuelves a casa, mamá? ¿A casa? Esta es mi casa. Quiero decir, ahora me quedo aquí y trabajo, ayudando a otros, y me mantiene alejada de los problemas. ¿Eres feliz, mamá? Sí, tan feliz como puedo, realmente lo soy. ¿Todavía estás en las calles? Viniste todo este camino desde Georgia, para estar en las mismas, ¿sabes? Me voy. ¿No vas a quedarte por Radio ¿Por quién, mamá? ¿Por ti? ¿De verdad? Por favor, por favor. Lo eché a perder. Lo eché a perder de todas las formas posibles. Lo sé. Pero no tienes que regresar el lunes. ¡Te amo, Sharonne! ¡De verdad! ¡Te amo, bebé! ¡Pero tú no tienes que amarme! El Señor sabe que no te di amor cuando lo necesitaste. Lo sé. Así que no tienes que amarme. ¡Pero debes saber que te amo! ¿Me escuchaste? ¿Me escuchaste, Sharonne? ¡Te escuché, mamá! ¡Dame! ¡Lo siento, bebé! ¡Lo siento tanto! Enseguida estoy con usted. Gracias por la propina. Enseguida estoy con usted, déjeme llevar esto a la cocina. Bien. ¿Cómo está? ¿Qué se le ofrece? ¿Sharonne? ¡Diablos, hombre! ¿Por qué no dijiste nada? ¿Qué pasa, Kev? ¿Qué haces aquí, hombre? Quiero decir Radio ¡Oye! ¡Estás aquí, hombre! ¡Eso es todo lo que importa! ¡Ya no eres aquel niño flacucho! ¡Pero en una cosa no has cambiado! ¡Todavía no puedes decir más de o palabras a la vez! Dijiste que ibas a cocinar para mí. O al menos eso dijiste. Sí lo dije, ¿verdad? ¡Pero no luces como si necesitaras comida! ¡Está bien! Siéntate. ¿Qué quieres? ¿Quieres ordenar fuera del menú? Si quieres, puedes hacerlo. ¡Oye! ¡Podría hacerte el plato especial! ¡Sí! ¡Aquí estamos, Sharonne! ¿Cuál es el especial? ¡Enseguida viene! ¡Aquí está el especial! ¡Ahora veo que puedes cocinar! ¡Se hace lo que se puede! ¡Siéntate, hombre! ¿Vas a comer de pie? ¿Quieres algo de tomar? No, no bebo. Negro, no te he visto en más de una década, ¡vas a tomar un trago conmigo! ¡Suficiente, no tienes que llenarlo! ¡Bienvenido a casa, hermano! Está bueno. ¡Creo que dijiste que no tomabas! Puedo saborearlo, sólo no exagero. ¡Vi eso! ¡No quieres desperdiciar nada porque sabe bien! ¡Sí! ¡Muy bueno! ¿Dijiste qué? ¡Muy bueno! ¡Mejor que termines todo! ¡Cálmate, hombre! ¡No es para tanto! ¡Come tu comida, amigo! Come tu comida. ¿Todo está bien, señor? ¿Recuerdas a Samantha? Buena bailadora. Sí, la recuerdo. ¿Sí? ¡Mira esto! Kévin Junior. Samantha y yo, amigo. Lo tuvimos muy jóvenes. ¡Demasiado jóvenes! Cuando fui a la cárcel, fue duro. Pero dije que no volvería a las calles, hombre. No después de esto. ¿Están juntos? ¿Cómo juntos? No, quiero decir, estamos bien. Tenemos que estarlo por el niño, pero no, no de esa manera. Pero ¿qué hay de ti, hermano? ¿Qué hay de mí? ¡Dime algo! ¿Qué estás haciendo? ¿Con quién estás? ¡Vamos, amigo! ¡Fui atrás a la cocina, y cociné para ti, hombre! ¡Son las reglas! ¡Conoces el trato! ¡Comes y hablas! ¡Me enderecé! ¡Sí! ¡Te enderezaste! Estoy tratando, pero Radio ¿Qué? ¡Sí! Cuando llegué a Atlanta, trataba de no ser un muchacho. Conocí a este tipo, y cuando salí, me puso en una manzana. Soy bastante bueno en eso. Es lo que es. Eso es , hermano, eso no es lo que es. ¡Eso no eres tú, Sharonne! ¡Tú no me conoces! ¿Que no te conozco? ¿Por qué no terminas eso, amigo? ¿Por qué me llamaste? ¿Qué? ¿Por qué me llamaste? Te lo dije, para saber si estabas bien Radio ¡Sí! ¡Sí! ¡Voy a poner la canción, hombre! ¿Esto es tuyo? ¡No estabas mintiendo sobre tu éxito! ¡Esto suena bien, amigo! ¡Algo así! ¿Cómo te va en el negocio? Soy el jefe. ¿Bromeas? A veces no puedo ni llegar a final de mes con la pensión. Después de prisión fui a Miami, pero no funcionó. Esto está malo aquí. Supongo. Realmente lento, y estropeado. Me siento como un pato aquí. ¿Cómo es eso? ¿Qué dices? Viste lo que hago. Estoy cansado, hombre. ¡Oye! Gracias por el paseo. ¡Sí! Lo aprecio. ¡Sí! Pero, ¿qué otra cosa tenemos? ¿Sharonne? ¿Por qué me estás mirando así, hermano? Vamos, hombre, ¿sólo manejaste hasta aquí y ya? ¡Sí! ¿Sólo escuchaste las palabras y tomaste la carretera? ¡Sí! ¿Dónde te vas a quedar esta noche, hermano? ¡Entra! ¡Siéntete como en casa! Sólo voy a cambiarme rápido. ¿Estás bien? Sólo tengo un poco de dolor de cabeza. ¡Hombre! ¡Sí que aguantas poco! No estoy acostumbrado. No suelo hacer esto. ¡No puedo tomar mucho! ¡Relájate! ¡Nos tomamos como botellas! ¡ botellas! ¡Te haré un té, vamos! ¡No tomo esa porquería tampoco! ¿Qué tomas? Agua. ¿Qué estás tratando de hacer? ¿Quién, yo? ¡Sí, negro, tú! Sólo te digo, esa pinta, ese carro. ¿Quién eres, Sharonne? Soy yo, no estoy tratando de ser nadie más. Bien, ese es quien eres ahora. No dije eso. Entonces, ¿qué es? Oye, sólo trato de entenderte, amigo. Te vi y en un minuto me di cuenta que no era lo que esperaba. ¿Qué esperabas? ¿Recuerdas la última vez que te vi? Por un largo tiempo traté de no recordarlo. Traté de olvidar todo eso. Sí. Cuando llegué a Atlanta, comencé de nuevo. Por mí mismo, desde cero. Me esforcé muy duro. ¿Qué hay de ti? ¿Tú? ¿Yo? Nunca tuve nada que valiera la pena. Sólo me mantuve. Nunca hice algo que realmente quisiera hacer. Por eso hice lo que todos pensaban que debía hacer.