Radio Ancoa

Radio Ancoa, Radio Ancoa Radios Online Chile, Radio Ancoa radios de chile…

Añadir a su sitio.

< Lo encontrarían en un minuto. Tengo que hacer una llamada. Vuelvo enseguida. ¿Me estás escuchando? ¿Por qué no dejas que le busque? Lo que quiero saber lo puedo preguntar en la policía. ¿Cuál crees que fue el arreglo? No te enojes, pero algo tenían preparado. Lo que no entiendo es que el tipo se marchara. Tal vez no lo hizo. Mira, el doctor Davidson. Aún estoy en el Club Florida. Regresaré en media hora. Bien. ¡Doctor! Hola, Roman. Hola, doctor. ¿Qué tal, doctor? ¿Cómo va la marina? Bien. Comandante, ¿no? Mira cuántas chapitas. Le ha ido bien. Bastante bien. ¿Cómo está la señora Roman? Bien, gracias. No le veía desde que se incorporó. Sí, hace bastante tiempo. ¿No se sienta con nosotros? No, gracias. Tengo un amigo esperándome en la barra. ¿Lo dejará? Pienso continuar. ¿Qué tal con Sawyer? Su consultorio está en buenas manos. Me gusta mucho. Y a Lorna también. ¿Lorna? ¡Lorna! La señora Roman. ¡Por supuesto! No me di cuenta. ¿No bebe algo con nosotros? No, gracias. Mi amigo aún me espera. Encantado. Mande recuerdos a su mujer. ¡Hola, Job! Aléjate de esa puerta. Ah, sí. Job, como en la Biblia. Creía que ya no vendrías. Pensé que no habías creído las cosas que te dije. Te creí. Quiero comprar tu negocio, Fats. Te lo vendería, Eddie, pero Radio Radio no me gusta cómo compras. Disculpe, ¿autoriza este cheque? ¿No temes perder tu barco, Eddie? ¿Qué has dicho? Si no temes perder tu barco. ¿Qué barco? ¿No sales para La Habana esta noche? ¿De qué hablas? Juraría que vi tu coche en el muelle esta tarde. Está bien, si es un secreto Radio Dilo otra vez, pero más despacio. Vi a tu chofer comprando dos pasajes para Radio Olvídalo, no vi nada. Gino, llama a casa. El Cuba salió hace quince minutos. Habrían partido hace minutos si estuvieran en el Cuba. Pero no están en el Cuba, no me preguntes cómo lo sé. Aquí está. El “Cristóbal”, carguero. Muelle . :. Mira la carretera. Yo conduzco. ¿A qué hora zarpamos? Cargados, en una hora, tal vez dos. Siguen cargando. No saldremos hasta dentro de una hora. Esperaré en el muelle hasta la salida. ¡Qué mala suerte! Sólo dos barcos salían para La Habana. Este y el Cuba. Mantén la puerta trabada. ¿Quién es? Chuck. Creí que nunca regresarías. ¿Zarpará de una vez este barco? Ya no importa. ¿Qué quieres decir? Dímelo otra vez. Te amo. Quiero que sigas diciéndomelo mientras estemos juntos. que estoy a punto de contarte, así que ponte cómoda. A lo largo del gran océano, en el Reino encantado de Avalor, una vez vivió una joven Princesa llamada Elena. El día en que cumplió años, su madre, la Reina Lucia, le regaló un amuleto mágico, el Amuleto de Avalor; Una reliquia familiar que pasaba de generación en generación, y que la protegería del daño. Pero un día funesto, la Reina Shuriki, una malvada hechicera hambrienta de poder de las Islas del Norte, invadió Avalor. Atacó al Rey y a la Reina, y luego puso su mirada en el palacio. La Princesa Elena eligió enfrentar con valor a Shuriki por sí misma, para que su familia se salvara. Ya vi esto antes, cuando soñé despierta. Así te llamó Elena aquí, para que yo pudiera contarte toda la historia. Cuando Shuriki intentó acabar con ella, el amuleto salvó a Elena poniéndola dentro de él. ¡No! Y así es como la Princesa terminó dentro de tu amuleto. ¿Hay una Princesa dentro de mi amuleto? Y lleva años allí. Pero esta es la parte más importante. Shuriki pensó que se había deshecho de Elena, pero se equivocó. Pronto descubrí que el único modo de sacarla del amuleto era buscando una Princesa especial que pudiera liberarla. Busqué por años en todo el planeta, hasta que estuve viejo para seguir, y usé lo que quedaba de mi magia para transformarme en este libro, y así su historia pudiera tener un final feliz algún día. Y finalmente, parece que Elena por fin encontró a la Princesa que hemos estado buscando. ¿Me eligió a mí? Aprendes rápido. Me gusta. Bien. Para liberar a Elena, debes viajar a mi casa en Avalor y convocar a mi chanul. Espera, ¿qué tengo que hacer? Ir a mi casa en Avalor y convocar a mi chanul. Pero ten cuidado, la Reina Shuriki aún gobierna Avalor y sigue siendo tan poderosa y malvada como siempre.